Vacaciones en Paz 2.018
20 marzo, 2018
Comunicado de prensa Delegación Saharaui en España
4 mayo, 2019

La Asociación de Villena con el Pueblo Saharaui, Desierto La Hamada se encarga, en colaboración con la Coordinadora de Asociaciones de la Provincia de Alicante, de la acogida de  niños y niñas saharauis. Durante todo el año seleccionamos familias de la comarca del Alto Vinalopó que puedan acoger durante los dos meses de verano. Es necesario concertar una entrevista previa con la asociación.

Cuantas más familias tengamos, más niños y niñas podremos traer de vacaciones. Las condiciones de vida en el Campamento de refugiados son muy duras, sobre todo para los niños y niñas, con temperaturas extremas de más de 50ºC y muy pocos recursos sanitarios y de alimentación.

No dudes en llamar para solicitar información del Programa

YA PUEDES LLAMAR PARA INFORMARTE Y CONCERTAR UNA ENTREVISTA – Lola 616.032.984  o a PACO 630.715.613 O DIFUNDE ESTE CARTEL Y AYÚDANOS A BUSCAR FAMILIAS

Millones de niños y niñas en todo el mundo quedan marcados desde muy temprana edad por la guerra, el hambre o el éxodo; palabras que no distinguen a inocentes de culpables y que siempre que se imponen lo hacen para negar el futuro, la solidaridad y la libertad a quienes más lo necesitan”. 

El Sahara Occidental formó parte durante más de cien años del territorio español,  siendo provincia española desde 1958. En noviembre de 1975, Marruecos invadió por la fuerza esta antigua colonia española. “La Marcha verde”, en la que participaron alrededor de 350.000 hombres, mujeres y menores saharauis, además de un contingente militar de 25.000 soldados.

Debido esta ocupación ilegal, una gran parte de la población saharaui, sobre todo mujeres, ancianos/as,  y  niños/as,  huyó  de  su  país  para  refugiarse  en  una  zona desértica al suroeste de Argelia denominada “La hamada”,  el desierto más duro e inhóspito del mundo, alrededor de la población de Tindouf. Después de 43 años ahí permanecen lo que conocemos como los campamentos de personas saharauis refugiadas.

Los campamentos están formados por cinco asentamientos denominados “Wilayas” (provincias) que recibieron el nombre de las ciudades más importantes del Sáhara Occidental: Smara, Dajla, El Aiun, Auserd y el 27 de Febrero (actualmente Bojador), y un centro neurálgico donde se encuentran diferentes administraciones públicas, los Ministerios y el hospital general.

Tras     varios     intentos     de     convocar     referéndums     de     autodeterminación y de continuas negociaciones auspiciadas por la ONU, el Pueblo saharaui sigue  atrapado en una situación complicada y dolorosa.  Un pueblo dividido y  separado por 2.700km de muro, el  de la vergüenza.  De una parte la población refugiada en los campamentos de Tinduf, viviendo de la ayuda internacional y solidaria, con unas condiciones geográficas y climáticas que hacen que los aspectos más elementales de la vida cotidiana represente un reto.  Del otro lado, la población  que sigue en los territorios ocupados ilegalmente por Marruecos, cuya vida está marcada por la persecución política, la represión, la tortura, las desapariciones forzadas y las continuas violaciones de DDHH.

Desde el inicio del conflicto armado saharaui-marroquí, se concreta la puesta en marcha durante los meses estivales de unas colonias infantiles en la costa de Argelia con el fin de que los niños y niñas saharauis en el exilio puedan distanciarse, de la realidad de los campamentos de refugiados/as, y de las carencias (alimenticias, educativas, sanitarias) que soportan y sufren, el programa se inicia en el verano de 1976, con grupos reducidos de niñas y niños.

Es en el verano de 1979, gracias a la colaboración entre en Frente Polisario y el PCE, cuando llegan a España los primeros/as 100 niños y niñas saharauis, que se reparten entre tres comunidades: Madrid, Valencia y Cataluña. Esta iniciativa  surge con el objetivo de  apartar a estas/os pequeñas/os de la guerra y de las duras condiciones del desierto argelino que  durante los meses de verano puede alcanzar los 50 grados a la sombra.

La experiencia resulta tan beneficiosa, que a mediados de los años 80, se pone en marcha el programa “Vacaciones en Paz”, sin duda el proyecto estrella de todos los que llevamos a  cabo las diferentes Asociaciones de Amigos del Pueblo Saharaui del estado español.

Los niños y niñas saharauis son los verdaderos embajadores de la causa, ellas y ellos son las/os que cada verano, nos empujan a  seguir pidiendo justicia para su pueblo.

“Vacaciones en Paz”, es un programa de sensibilización política y social, organizado por CEAS-Sáhara y otras Asociaciones y ONGs solidarias con el pueblo saharaui, el Ministerio de Juventud de la República Árabe Saharaui Democrática (RASD), la Delegación saharaui para España, y las Delegaciones del Frente Polisario en las distintas comunidades autónomas.

El programa hace posible que durante dos meses, miles de niños y niñas saharauis de los campamentos de refugiados de Tinduf (Argelia) sean acogidos temporalmente por familias españolas cada verano.  A su vez  y gracias a “Vacaciones en Paz”  miles de personas han visitado a lo largo de todos estos años los campamentos viviendo en primera persona la realidad de este pueblo.

Se enmarca en la línea de educación para el desarrollo y sensibilización siendo un proyecto prioritario de cooperación con el pueblo saharaui.

Consiste en la acogida de niñas/os, entre 8 y 12 años aproximadamente por familias españolas en cada comunidad autónoma, durante dos meses en verano, lo que nos permite dar mayor visibilidad a la causa saharaui.

El objetivo general de Vacaciones en Paz es transmitir a la ciudadanía y a los poderes públicos  la urgencia de resolver de forma justa y definitiva la situación que atraviesa el Sáhara Occidental, posibilitando al pueblo saharaui el ejercicio de su legítimo derecho a la autodeterminación y con ello el regreso a su país. 

Otros objetivos del programa son:

  • Posibilitar a la población infantil saharaui de los campamentos de refugiados/as salir de las duras condiciones en las que viven, y alejarles de las altas temperaturas del desierto Argelino, que en verano pueden alcanzar  los 50º
  • Realizarles reconocimientos médicos y tratamientos especiales que resultan imposibles en los campamentos.
  • Proporcionar un equilibrio alimenticio que les permita recuperar los niveles necesarios de nutrientes.
  • Fomentar el aprendizaje del castellano, segundo idioma oficial de la RASD.
  • Potenciar los lazos históricos que unen el pueblo saharaui con el pueblo español, concienciando a la población española sobre el problema que sufren desde hace 43 años.
  • Crear vínculos familiares durante la acogida que perdurarán una vez que regresan a los campamentos (envío de alimentos, medicinas, visitas a las familias, etc.)

A su vez el programa ofrece a las familias acogedoras: 

  • Conocer las realidades de las niñas y niños saharauis y sus familias.
  • Desarrollar un intercambio sociocultural que beneficia no sólo a la familia acogedora sino a su entorno más cercano.
  • Ser parte del movimiento solidario español.
  • Participar en acciones en pro del Sahara Occidental y la defensa de los Derechos Humanos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información ACEPTAR

Aviso de cookies